sábado, 24 de julio de 2010


Producción de Cine y presentación de proyectos para Cinematografía
No pude aguantarme las ganas de escribir algo en este espacio, me entristecía verlo así tan abandonado luego de que termináramos las tareas académicas del Diplomado; así que aquí vamos de nuevo hablando de cine y de audiovisual en general, de la gran pasión que reúne a casi un centenar de pastusos en torno al sueño de re-crear la vida a través del cine. Ya tengo cuatro años de estar en Pasto, tiempo que he aprovechado para hacer lo que más me gusta: contar historias, dar forma a la imaginación, reconocer al otro y a mi mismo en cada uno de las aventuras creativas que emprendemos; normal para un tipo de mis años. Pero no quiero seguir hablando de mí mismo, sino del Cine que hay en Pasto, de las buenas intenciones y de las oportunidades que tenemos para seguir en esta porfía. 
Me dicen por ahí que la producción de cortometrajes del último año llega a unos 70, contando por encima, lo que se considera una tasa bastante elevada para una ciudad intermedia que no cuenta con instituciones de formación profesional en el campo específico del Cine o la Televisión, ni con empresas productoras de alto nivel en el campo audiovisual. Este panorama  tiene como todo, sus lados buenos y sus lados desfavorables; sin embargo estamos seguros de que este volumen e interés por el cine ya se va haciendo notorio en el espectro de festivales, muestras y concursos a nivel nacional. Gracias al poderoso atractivo que tiene la realización de audiovisuales entre la juventud pastusa, no faltan colaboradores y entusiastas a la hora de rodar un corto, documental o video clip, y es debido a esa predisposición tan oportuna que hemos podido rodar cada locura que se nos ha ocurrido a la vez que hemos conformado grupos de amigos entorno a estas aventuras y finalmente nos hemos conocido y reconocido al encontrarnos en los eventos que se han organizado para los adeptos del cine. Pero más allá del "amor al arte" empezamos a vislumbrar la posibilidad de acometer proyectos cada vez más "serios", con la intención de cruzar el umbral que separa a la creación espontánea y sin ánimo de lucro, de las oportunidades para producir con fondos sólidos, recursos adecuados y equipos humanos con habilidades profesionales. Mejor dicho: queremos hacer un trabajo serio y dedicado, más allá del combo de amigos con los que solíamos grabar mientras nos tomábamos una de noni. Eso sí, la idea no es renegar de los amigos, sino integrarlos al proceso y fortalecer la producción local para competir en un mercado más grande.
El pasado 22 y 23 de julio nos visitó Juan Pablo Tamayo delegado por la Dirección de Cine del MinCultura y nos habló de la producción y de la oferta de estímulos de este Ministerio, y nos dejó realmente entusiasmados con las variadas posibilidades que existen para el desarrollo del cine en Colombia y también allende las fronteras; nos enseñó algunos de los caminos por los cuales llegar a la realización profesional y bien hecha y quedamos al final con la alegría de saber que las buenas ideas prevalecen ante todo y que hay que ponerse a trabajar en serio para poder llamarnos realizadores de cine. 
Ahora solo queda pensar con profundidad en el fortalecimiento de la Producción, no en la proliferación (que ya está), sino en el fortalecimiento de grupos serios y capacitados de productores. Entendiendo por productores a personas que sean capaces de darle una imagen sólida a nuestro combo de amigos "enfermos" por el cine, de tal manera que los señores empresarios y administradores locales nos reciban con respeto en sus despachos, con la convicción de estar tratando con gente seria y capaz y no con una partida de "pelaos" que vienen a rogarle unos pesos para gastar el tiempo de manera divertida. No señor, estamos seguros de que el cine es una industria seria y si nosotros mismos no le damos el nivel que se necesita no lograremos apoyo más allá del que nos brindan nuestros padres; la etapa de la infancia para nuestro cine está pasando y queremos demostrarlo. Una vez que empecemos a imaginarnos como profesionales, dejaremos de lado los egos y las roscas y nos agruparemos de acuerdo a las capacidades de cada quien, dejaremos de esperar a que la alcaldía o el fondo nosequé nos dé un chance para demostrar nuestros conocimientos (sin ánimo de menoscabar su buen oficio) y así el cine pastuso crecerá sin dejar ningún talento por fuera. Es normal que al principio creamos que son los demás quienes tienen las oportunidades y que tal vez por no estar en ese combo nos quedamos sin chance, que si no tenemos facebook estamos igualmente fuera y toda esa joda mediática que nos obliga a andar en manadas, pero no; aunque esta ciudad es pequeña  tiene un alto porcentaje de talento, solo hace falta creer en él. No soy pastuso pero desde antes de llegar a aquí conocí a algunos pastusos y me convencieron de que los demás eran igualmente valiosos.
Gracias por leer el texto, sé que en estos tiempos ya casi no se hace y que lo que prima es la banalidad, espero que aquí hayan encontrado algo, al menos a un amigo que ama el cine como ustedes.
Alberto "Beto" Vega.

1 comentario:

  1. Acabo de encontrarme el corto de Ángel Martín, y la verdad es que no está nada mal!

    http://bit.ly/cPnMRq

    Este chico tiene futuro, si señor!

    ResponderEliminar